La magia nace de mi

La magia nace en mi

Mis primeras palabras müttantes fueron más bien balbuceos, un desengominado lento, mechón a mechón, cabello a cabello despegado con las yemas de los dedos mientras veía caer los restos de gomina seca.

Estoy delante del espejo y dispuesta a despeinarme con un reto aparentemente pueril: sostener mi propia mirada durante un minuto. Facilón, esto está chupado, me decía mientras preparaba la cuenta atrás del cronómetro…

Me miro y bajo los ojos, doy un pasito atrás, no lo llamaría incomodidad pero si una especie de rareza despeinante, quiero huir y a la vez deseo quedarme. Acabo de ser consciente de las veces que me miro sin verme.

Me cuelgo la mochila de exploradora, ni por asomo sospecho que es la ruta más apasionante que voy a recorrer en mi vida, la magia de encontrarme. A golpe de latido salta mi niña Müttanda, que se va a conquistar su corazón engominado para despeinarlo, como en una excursión del colegio.

En las películas, las cosas mágicas sueltan destellos, colores, aparecen después de una humareda… ¿Acaso no es igual en la vida cotidiana? Me enamoran las chispitas titilantes de una mirada, el color de una sonrisa, el escalofrío de un roce, el calorcito de una caricia, el incendio de un buen abrazo… un sinfín de señales de atracción que funcionan como un imán cósmico.

Sin darme cuenta me estoy sonriendo, mi corazón se está despeinando y lo siento latir, ¡¡¡ja ja ja ja!!! Mi mirada brilla de un modo tan especial que podría iluminar un estadio, mi sonrisa habla sola y en tecnicolor y, dentro de mí, hay una espiral energética y despeinada que se me sale del cuerpo, que arrastra los primeros balbuceos de palabras bonitas hacia mí misma, de un lenguaje amoroso y müttante que me despeina el corazón.

Me hablo bonito, como ser único e irrepetible, me doy permiso para despeinarme, para müttar, porque la müttación … es magia, y nace de mí.

¿Has descubierto tu magia? Que la müttación te acompañe.

 

Láminas individuales

La magia nace en mi

10,0020,00

 

Un comentario de “La magia nace de mi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: